Bloqueo político deja la economía argentina en una situación crítica

Por: La Redacción.-

Argentina (LP).- Tras la devastación del lunes negro, la economía argentina vuelve a asomarse al abismo. Con el agravante del bloqueo político: el presidente Mauricio Macri ha perdido autoridad, Alberto Fernández no ha ganado aún una elección real y ni uno ni otro parecen dispuestos a cooperar para evitar que el país se desangre de aquí a diciembre, cuando debe comenzar el nuevo mandato. La situación es crítica.
Ya nadie cree que Macri pueda superar el revolcón que sufrió en las primarias del domingo. Ni siquiera él lo cree. Pero debe mantenerse en la batalla electoral para que su formación política, Cambiemos, pueda pasar a la oposición con una cierta cantidad de parlamentarios. Si la campaña sigue, resulta imposible fraguar algún tipo de consenso o de poder compartido con el peronismo.
Y sin eso, parece improbable que pueda frenarse la caída libre de la economía. Macri y Fernández, cuya relación personal es pésima, no han mantenido ningún contacto desde el vuelco electoral. Fernández dice que si Macri le convoca, acudirá a la cita. En realidad, las circunstancias les empujan a mantener el enfrentamiento.
El peso se depreció el martes un poco más, hasta 58 por dólar (el viernes estaba a 45), y el riesgo-país se disparó hasta rebasar los 1.700 puntos (los inversores conceden un 75% de probabilidades a una suspensión de pagos en los próximos cinco años), pero lo más alarmante era el rebrote de la inflación por la devaluación del 25% registrada el lunes.
Algunos fabricantes de alimentos, como Unilever, empezaron a aplicar subidas provisionales cercanas al 10% en los precios de sus productos. Hubo comercios que dejaron de vender, a la espera de que se fijaran nuevos precios. El propio Gobierno consideró inevitable que la inflación, ahora cercana al 50% anual, se disparara ulteriormente.
En la Casa Rosada se buscaban fórmulas para estabilizar de alguna forma la situación. El Banco Central se mostró dispuesto a gastar sus reservas para evitar ulteriores desplomes del peso, cosa que la oposición criticó, y el Gobierno empezó a estudiar posibles mecanismos para frenar en lo posible las alzas de precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *