Haití está a las puertas de una crisis de combustibles

Por: La Redacción.-

Puerto Príncipe, Haití. (LP).- Pese a que el ministro de Hacienda Ronald Decembre aseguró que no hay escasez de combustible en Haití, las grandes aglomeraciones en algunas estaciones de la capital prevén hoy una crisis en este sector.
El gobierno prefiere hablar de demora en la entrega en los surtidores, sin embargo, un simple recorrido denota largas filas para abastecer los vehículos, y comienza a multiplicarse la venta ilegal de gasolina y diésel.
Esta semana funcionarios del Ministerio de Economía sostuvieron un encuentro con representantes de compañías petroleras, que en los últimos meses advirtieron una paralización en el servicio por el impago de las deudas contraídas por el Estado.
Según las propias empresas, el gobierno debe unos 100 millones de dólares, lo que genera déficits a estas entidades privadas e impide la negociación con bancos, por su situación de insolvencia.
La cartera anunció que abonaría unos 20 millones de dólares a las compañías, no obstante, la cifra solo permitirá el subsidio de los combustibles consumidos en un mes en el país, aseguraron.
Para el presidente de la Cámara baja, Gary Bodeau, el Estado no está en condiciones de continuar subsidiando este rubro, una opinión que comparten varios especialistas.
El economista Kesner Pharel, declaró recientemente que los subsidios estatales al petróleo causaron pérdidas financieras sustanciales para el gobierno, además que ejercen presión sobre el mercado cambiario.
No obstante, la eliminación de subsidios se traduce en un aumento de los precios en las gasolineras y por consecuencia un incremento del costo de la vida para millones de haitianos que viven bajo la línea de la pobreza.
Ya en julio de 2018, el alza de los precios de los carburantes desencadenó protestas masivas y costó el cargo al entonces primer ministro Jack Guy Lafontant.
Un aumento en este rubro sería también un alto costo político para el presidente Jovenel Moïse que enfrenta peticiones de renuncia de varios sectores y un profundo descontento popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *