UNA MALA IDEA

Por: Luis Abinader.
Precandidato del PRM.-

Separar con tres meses de diferencia las elecciones municipales del 16 de febrero de las congresuales y presidenciales del 17 de mayo del próximo año no fue una buena idea.
Yo pienso que fue una mala idea ponerlo a tres meses un proceso, porque va a haber la misma influencia del gobierno. Cambiarla como estaba de dos años era lo ideal en ese momento.
Aún no es el momento de hablar de una reforma. Pero “incluso en las encuestas tú le preguntas a la gente si quiere que existan modificaciones a la Constitución que son importantes como es el caso del Ministerio Público independiente, que eso es fundamental para la lucha contra la corrupción e inclusive contra la criminalidad.
La gente quiere una modificación a la Constitución para ponerle candado y que no se esté modificando cada cuatro años para que el presidente de turno quiera variarla a su favor en lo relativo a la reelección presidencial.
Es necesario colocar un candado que haga más difícil la modificación de la Carta Magna, como el de habilitar el referéndum y “hacer una reforma para no hacer más reformas”.
En el PRM no han tratado el tema de la reforma a la Constitución, pero dijo que no tienen ningún tipo de temor porque lo que viene el próximo año es un “tsunami a favor del cambio en todos los niveles”.
Mi proyecto político tiene ya los delegados para las primarias del próximo 6 de octubre, que si trabajan bien serían los mismos que se utilicen en las elecciones del 2020.
Se han dividido en un padroncillo por cada colegio el padrón de un millón 300 mil militantes hábiles para votar en las primarias, lo que harán después con el padrón de la Junta Central Electoral.
Nosotros hemos acumulado experiencia y hemos incorporado en la Ley Electoral que haya un delegado por cada nivel de elección. Eso significa que el candidato a la presidencia va a tener su propio delegado, cuentan los votos, coge su acta y se va, y se queda el otro delegado contando lo que es la parte congresual y municipal.
Para las elecciones del 2020 se prevé que el PRM hará una alianza con al menos ocho partidos políticos.
A los dirigentes de otros partidos les han dicho que “en lo que llega el Mesías aquí estoy yo”, en referencia a constituir una alianza opositora ganadora en las elecciones del 2020.
Abrirán el padrón después del seis de octubre para llegar a dos millones 500 mil votantes fidelizados, en lo que será el “premil” en su fase número 3.
Al defender el padrón cerrado expresó: “En esos distritos municipales donde hay 2,500 votantes cualquier persona puede influir en un padrón abierto a favor de otro candidato”.
El número de militantes inscritos para unas primarias en un partido no es una garantía de que votarán esa cantidad en las elecciones del 2020. “Lo que va a pasar el seis de octubre es un plebiscito a favor de nuestra precandidatura, pero un plebiscito unitario”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *