ESTABILIDAD Y MERCADO

Por. Héctor Valdez Albizu
El gobernador del Banco Central

La inyección de 100 millones de dólares estabilizó enseguida el mercado cambiario dominicano. El dólar previo a eso se estuvo moviendo al alza frente al peso.
Ya se paró y le vamos a seguir metiendo… 50 más en el día de hoy, 50 millones después, hasta que se estabilice totalmente el mercado.
Ahora no hay demanda, porque los bancos tienen miedo de que le demos más dólares a sus clientes y que le saquemos más pesos.
El banco ha dejado claro que cuenta con reservas internacionales que ascienden a unos US$7,700 millones que pueden ser utilizados para atender episodios de alta volatilidad en el mercado cambiario.
Pronto entrará en funcionamiento la plataforma electrónica de divisas, la cual contribuirá a evitar que se pueda alterar deliberadamente el mercado cambiario, así como a mejorar su transparencia y eficiencia, y proveer información en tiempo real que permitirá al Banco Central continuar reaccionando de manera oportuna ante eventos de desequilibrios en la tasa de cambio, para beneficio de los propios agentes participantes y de la sociedad en general.
Cuando se hizo el anuncio sobre la medida, el dólar había alcanzado el nivel del 52×1, es decir, que para una persona comprar un dólar requería tener 52 pesos dominicanos.
No sabemos; el mercado es que decide. En principio la meta es inyectar más de cien millones de dólares. Yo no me paro (detengo) hasta los 150 millones.
Los bancos comerciales le están diciendo que vaya despacio, porque se quedan sin liquidez, porque cuando el cliente va a comprar retira recursos y compra los dólares. Ya la situación está estable.
El movimiento que lleva el tipo de cambio tampoco era brusco, porque en un mercado libre siempre hay operaciones marginales y el banco lo que hace es llevar el control de la tasa promedio ponderada del mercado, de todos los intermediarios.
Puede ser que una multinacional vaya a un banco y le venda tres puntos más que lo que es el promedio ponderado, pero cuando usted promedia, eso está dentro del promedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *