Cuatreros haitianos roban animales en comunidades de Dajabón

Por: La Redacción.-

Dajabón, R.D. (LP).-  Ganaderos afectados por robos de reses cometidos por haitianos que cruzan de manera clandestina la fron­tera con destino al territorio dominicano para cometer delitos diversos, dijeron que cuando ubican en Haití sus animales, tienen que com­prarlos a los propios delin­cuentes para poder recupe­rarlos.

“No involucremos a los pro­ductores y menos a las au­toridades dominicanas, si­no al desorden que hay en Haití”, dijo al Listín Diario, el ganadero Ramón Corde­ro.

Subrayó que cuando los cuatreros haitianos no encuentran lugares pa­ra esconder los animales robados en territorio domi­nicano, proceden a extor­sionar a los criadores.

“Y son ganados que tienen mucho valor y queremos recuperarlos a cualquier costo y hay que comprarlos de nuevo, aún siendo nues­tros”, enfatizó.

De otro lado, explicó que cada vez que los militares arrecian los controles en contra de los haitianos in­documentados, también sufren los trabajadores que cruzan la frontera para tra­bajar en sus fincas”, dijo Cordero. Por esa razón, in­formó que los productores se acercaron a la goberna­dora de Dajabón, Rosalba Milagros Peña, y que junto a los altos mandos militares plantearon la problemática que confrontan por la falta de manos de obra.

No obstante, agradeció la benevolencia de la repre­sentante del Poder Ejecuti­vo en Dajabón y de los al­tos oficiales del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Ces­front) y del Ejéercito, quie­nes los escucharon y toma­ron acciones para puedan usar a trabajadores haitia­nos.

Cordero explicó que pre­sentaron una lista de los productores que están auto­rizados a llevar a sus fincas a jornaleros haitianos y lue­go que terminan sus jorna­das se los entregan a los mi­litares para que procedan a devolverlos a su país hasta el día siguiente.

El ganade­ro manifestó que los haitia­nos entran al país en orden para trabajar y que al con­cluir, regresan voluntaria­mente con la vigilancia de los militares en la frontera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *