UN PASO DE AVANCE

Por: Anyeline López

En América Latina y el Caribe siguen siendo las regiones más afectadas por el matrimonio infantil, de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), hasta el 2012, las niñas de la región que se casaban representaban el 29%%.

A pesar de este panorama sombrío, en América Central y el Caribe, se han dado pasos históricos, siendo un avance considerable para las niñas, adolescentes y mujeres en la región.

En nuestro país, desde el 2001 hasta el 2018, se registraron ocho mil nueve uniones infantiles, de las cuales, siete mil 480 involucraron a niñas y adolescentes de entre 14 y 17 años de edad.

Según el Consejo para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), estas uniones suceden en su mayoría (67 por ciento) con hombres entre 20 y 29 años de edad. Además, mil 608 niñas de entre 14 y 17 años fueron desposadas con hombres de 30 años de edad o más, llegando hasta los 94.

Una problemática social que no solo afecta a la niñez y su desarrollo integral, sino una forma clara de cómo la violencia entre parejas, y en el peor de los casos los femenicidios son la constante en el país

Ante esta situación la Comisión Permanente de Justicia de la Cámara de Diputados, discutió y aprobó un informe favorable a un proyecto de ley que modifica los artículos del Código Civil que regulan el matrimonio.

En este proyecto se establecen las cualidades y condiciones necesarias para contraer nupcias, específicamente en el 144, que no es legal hacerlo antes de los 18 para los hombres y los 15 para las mujeres.

El mencionado proyecto propone elevar a los 18 años la edad para poder contraer matrimonio y plantea en uno de sus considerando elevar la edad de contraer matrimonio como requisito fundamental para asegurar que las niñas y adolescentes, puedan completar su educación y reducir los embarazos, entre otras problemáticas.

Asimismo, se establece que existe una relación entre el índice de pobreza y la unión de menores, evidenciado por el hecho de que el 59 por ciento de las niñas con mayores niveles de pobreza del país se unen antes de los 18 años y el 23 lo hace antes de los 15 años.

Esta ley cobró vida cuando, el Congreso Nacional de la República prohíbe legalmente el matrimonio infantil en el territorio nacional. El texto modifica el artículo 144 del Código Civil de República Dominicana, así, “el hombre o la mujer no podrán contraer matrimonio en ninguna circunstancia antes de haber cumplido los 18 años de edad”.

Ya que anteriormente, se permitían los enlaces de niñas y niños a partir de los 15 años. La eliminación de este flagelo constituye un compromiso del país y sus ciudadanos de trabajar en conjunto para lograr objetivos favorables para nuestras pequeñas y con ella la igualdad de género.

La eliminación de esta práctica nociva representa significativos avances en los aspectos de la pobreza, la salud, bienestar, la educación de calidad, el trabajo decente, crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, la paz, la justicia y las instituciones sólidas.

Felicitamos a nuestras niñas que gracias a esta ley podrán vivir una niñez plena, enfocarse a sus estudios, sana diversión, libre pensamiento y forjar un mejor futuro para nuestra nación.

Invitamos a nuestras autoridades y órganos representantes de la niñez en el país a trabajar en soluciones conjuntas en las comunidades y organizaciones de juntas de vecinos, para inculcar los derechos a la educación y valores que tienen cada niña, sin importar el nivel social que tenga

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *